1. Comes menos grasa

Cuando asas, comes menos grasa porque el exceso gotea de las rejillas. En la parrilla, la grasa se cocina. En una sartén sobre la vitro o fuego, la grasa no tiene a dónde ir, por lo que se acumula y generalmente es reabsorbida por la carne.

2. Las verduras a la parrilla son mejores

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que las verduras retienen más vitaminas y minerales cuando se las asan. Esto es especialmente cierto con los vegetales que tienen un bajo contenido de agua.

Además, las verduras que haces a la parrilla son generalmente frescas y de temporada, que son un paso por encima de las versiones enlatadas. Puedes envolverlas en papel de aluminio o simplemente colocarlas encima de la parrilla, cocinar así las verduras es nutricionalmente mucho más ventajoso que hervir o freír.

3. La carne retiene los nutrientes

Cuando arrojas un trozo de carne a la brasa, en realidad conserva más riboflavina y tiamina. Ambos de estos nutrientes juegan un papel vital en una dieta saludable, además de tener muchos beneficios para la salud asociados con cada uno de ellos.

4. Usas menos mantequilla o aceite

Si eres un maestro en la parrilla y no cocinas demasiado la comida, tendrás jugosos cortes de carne y sabrosas verduras. Debido a que la parrilla retiene más humedad, estarás menos tentado a usar mantequilla, aceite u otros condimentos para mejorar su comida. Eso no solo significa que consumes menos calorías, sino que también pones menos cosas poco saludables en tu cuerpo.

Ahora ya lo sabes, no hay excusa para no venir a probar a SolRic nuestras carnes y verduras a la brasa.