Además de disfrutar del delicioso sabor de los calçots de Valls, desde nuestro Restaurante Solric queremos explicarte qué beneficios puede aportar esta cebolla dulce a tu organismo.

Una cebolla con múltiples propiedades

Es una cebolla dulce con un bajo contenido calórico, de modo que podemos comer más cantidad que de otros alimentos, disfrutando de su inconfundible sabor. También es un alimento muy rico en fibra, de modo que cuando lo ingerimos ayudamos a mejorar también nuestro tránsito intestinal y a evitar problemas de estreñimiento.

Los calçots de Valls tienen fósforo y eso nos ayudará a fortalecer los huesos y también los dientes, además de proteger nuestro intestino. Por otro lado, su alto contenido en agua hace que sea un alimento idóneo para acompañar cualquier comida y aportar un toque de hidratación delicioso. Es un alimento que favorece la expulsión de toxinas y también ayuda a controlar la retención de líquidos, ayudando a depurar el sistema renal más fácilmente. Es un gran antioxidante vegetal, ya que cuenta con flavonoides, como los betacarotenos y la quercitina. Una manera fácil y deliciosa de mantenernos activos, saludables y rejuvenecidos. Ayudan a prevenir anemias y también evitan las fatigas, ya que contienen ácido fólico y clorofila, por lo que es recomendable para esas personas que sienten un mayor cansancio o están bajos de hierro.

Los calçots de Valls son alimentos sabrosos y saciantes, de modo que nos permiten comer sin limitaciones y sin tener digestiones demasiado pesadas, como sí nos pasa con el exceso de proteína, grasas o azúcares. También provocan un efecto diurético y depurativo en nuestro cuerpo, de modo que es un ingrediente estrella en la dieta de aquellas personas que quieren perder peso.

Tiene una alta presencia de vitaminas B,C y E y cada vez que los comemos, los calçots de Valls aportan una gran dosis de minerales a nuestro cuerpo. Mejoran la circulación sanguínea y también actúan como antisépticos ayudando a prevenir y curar infecciones rápidamente, porque cuentan con muchos compuestos azufrados como la alicina.  Tenemos la suerte de disponer de una cebolla dulce durante unos cuantos meses de invierno (de noviembre hasta abril), con múltiples propiedades y, además, podemos cocinarlas de muchas maneras: A la brasa, al horno, rebozadas, en tortilla, en guiso, crujientes, cocidos…

Si quieres disfrutar de los mejores calçots de Valls de Barcelona, te invitamos a venir a nuestro Restaurante Solric, donde podrás comer una calçotada deliciosa acompañada de nuestra salsa romesco casera en nuestra terraza, rodeado de naturaleza y de alimentos de primera calidad.

Ven a disfrutar y a celebrar tus mejores momentos con nosotros, con un menú calçotada completo, disfrutando del sabor original e inconfundible de los calçots de Valls

¡Te esperamos!